Consejo fotográfico 26: No tengas miedo al ISO

laura jugando al escondite ingles

Si empleaste alguna vez película negativa, recordarás que venía identificada con un numero bien grande relativo al ASA o su grado de sensibilidad a la luz. Los valores habituales eran 100 o 200 ASA pero existían carretes de 400, 800, 1600 y hasta 3200 ASA, cada cual más fotosensible y caro que el anterior.

A mayor número ASA, las fotografías resultantes muestran una textura con grano más apreciable que aportan cierto encanto nostálgico a la imagen, especialmente en los retratos.

Este grano es consecuencia de que la película fotográfica está formada por una lámina plástica impregnada de un gel compuesto con cristales de sales y haluros de plata fotosensibles*. Un mayor tamaño de estos cristales aporta mayor sensibilidad a la luz (un valor ASA más alto) y más grano apreciable en el resultado final.

Hoy en día los sensores de nuestras cámaras digitales están compuestos por millones de fotoreceptores eléctrónicos que poseen siempre la misma sensibilidad a la luz. Sin embargo, se ha buscado una equivalencia con el ASA en el parámetro ISO. En este caso, la señal eléctrica obtenida se amplifica artificialmente mediante algoritmos de interpolación que inevitablemente generan lo que se conoce como ruído eléctrico. Así, a valores mayores de ISO también obtenemos más nivel de ruído, que se muestra similar al grano en nuestras fotografías digitales.

100 ASA equivalen a los actuales 100 ISO en fotosensibilidad y el calibre del grano -ahora ruído- varía sensíblemente de una cámara a otra. Las cámaras con sensores, procesadores y algoritmos más avanzados demuestran menos ruído y más calidad de imagen.

Ahora que ya conoces la teoría, mi consejo fotográfico toma sentido y reza: no tengas miedo al ISO. Incrementa este parámetro siempre que necesites luz para tu fotografía. Poco a poco conocerás los encantadores efectos del ruído en tus imágenes y reconocerás el umbral ISO en el que tu cámara degrada de forma apreciable la calidad de tus fotos.

Yo descubrí la importancia de recurrir a la ISO un día de ventisca y nieve, muy temprano.

Un, dos, tres, escondite inglés

Nico conoció a Laura y a otros niños en la fiesta de cumpleaños de Amador. Al grito de Un, dos, tres, escondite inglés sin mover las manos ni los pies los peques corrían, se paraban en seco, tropezaban, caían y reían constantemente ajenos al mundo y por supuesto a mi cámara.

Esto es lo que más me gusta de fotografiar a los niños. Disfrutan el momento y sus caras lo reflejan con sonrisas. Nico lo pasó tan bien, que todavía preguntó por ella durante algunos días después. ¡Aah!, los amores de verano…

Técnica: No puedo resistir mi atracción por la fotografía del movimiento. En modo M y a mi mayor angular de 24mm, busqué una velocidad de obturación 1/40 y medí la luz en la hierba en modo puntual. Luego compensé con mi mayor apertura de diafragma f2.8 y completé con ISO 1600 la luz que me faltaba. Aplicar la técnica del barrido hizo todo lo demás. Fue mi foto favorita de la noche.

*La sal de plata es el nitrato de plata (AgNO3) y los haluros de plata (AgX) utilizados en fotografía son el bromuro de plata (AgBr), cloruro de plata (AgCl) y el ioduro de plata (AgI).

Datos EXIF e histograma RGB laura-jugando-al-escondite-ingles.jpg
  • Cámara Canon EOS 50D
  • Fecha 2013:07:13 23:47:15
  • Programa M
  • Focal 24mm
  • Apertura f/2.8
  • Exposición 1/40 · 0.025s
  • ISO 1600
  • Exposición Manual
  • Balance de blancos Automático
  • Medición Puntual
  • Espacio de color sRGB
  • Software de revelado Aperture 3.3
  • Dimensiones 1024*683 pixels
  • Peso 0.20MB
  • © Copyright: www.jmarior.net
WordPress Exif Summary programado por jmarior

2 thoughts on “Consejo fotográfico 26: No tengas miedo al ISO